Mikel Alonso, Trail Running y Crossfit

"En la carrera, el trabajo de Fuerza es Fundamental"



Buenas Mikel, cuéntanos algo de ti....tu pasión... qué supone para ti el Trail Running..… cuéntanos lo que quieras.


- Mi nombre es Mikel Alonso… pero ojo, él pequeñito de CFDNT, especifico porque me han hablado de un tocayo mío con el mismo nombre y apellido en CFDNT, que no tengo el placer de conocer y que según me han comentado si nos pusiéramos uno alado del otro pareceríamos el punto y la i. Algún día que otro y con algún entrenador al principio del entreno pasando lista ya hemos echado alguna risa que otra al respecto.

Soy de Donostia, tengo 36 años y dos hijos de 1 año y medio y 4 años, June y Martin con mi mujer Susana.

Soy una persona a la que todo lo que sea actividad al aire libre relacionada con la naturaleza, pasear, correr o perderse en el monte solo, con mi familia o amigos, le hace feliz, le amansa, le deja centrado y con las pilas cargadas para poder afrontar el día a día.

Mi hobbie principal es correr por el monte y competir en carreras de montaña en Euskal Herria, Pirineos o Picos de Europa desplazándome junto a mi familia con una furgo que tenemos. Esto de viajar en familia con la furgoneta es otro de mis hobbies, con la suerte de que toda a mi familia también le apasiona.

Trabajo en un grupo hostelero de la parte vieja de Donostia, sector al cual esta pandemia que estamos viviendo durante este último año y medio le ha afectado muchísimo, pero gracias a la desconexión que me produce estar en la montaña y entrenar en ella, me ayudan a superar este tipo de situaciones. En este sentido también, no me puedo olvidar que para superar esos meses tan duros que hemos pasado y estamos pasando en mi sector, además de las pilas que te carga la montaña, el gran equipo de trabajo que tengo y su trabajo realizado ha sido clave para sobrellevar esta crisis que estamos padeciendo en el sector.

De esta manera, la montaña y el contacto con la naturaleza ya no solo sería simplemente un hobbie para mí, sino una forma de lograr fuerza, equilibrio y concentración para afrontar el día a día y los problemas que puedan surgir. Supone desconexión del día a día y conexión con uno mismo en el momento que te encuentras en ella.


¿Cómo/cuándo descubriste el Crossfit? porqué empezaste a practicarlo? en qué crees que te hace mejorar en el Trail Running y qué ventajas le ves para con tu especialidad deportiva?


- Descubrí el Crossfit gracias, Antón, Beni y Endika, son 3 amigos de la cuadrilla que entrenan en CFDNT y que me animaron a apuntarme. Creo que el box esté a 200 metros de GROSS, fue clave también para los cuatro a la hora de apuntarnos. Los tres son corredores también y aparte del Crossfit hemos hecho juntos varias Behobias y carreras de montaña por aquí y en Pirineos, de hecho, en febrero estamos apuntados los cuatro en Zesto

na a un trail.

Empecé en CFDNT en diciembre de 2020 y durante estos doce meses he disfrutado mucho la verdad, no pensaba que me iba a enganchar tanto.

En la carrera a pie, aunque parezca que no, el trabajo de fuerza es fundamental ya no solo del tren inferior incluso del tren superior, ya que durante las competiciones de larga distancia dependiendo del material obligatorio que tengas que llevar encima, el agua, la comida, el trabajo de brazos con los bastones y dependiendo de cuanto de autosuficiente sea la prueba puedes llevar hasta más de 3 kilos en la mochila.

Antes de la pandemia este trabajo de fuerza lo hacía en el gimnasio, pero cuando empezaron a poner limitaciones de aforo en los gimnasios dejé de ir y es ahí donde me decanté por apuntarme al box. El crossfit y el factor sorpresa de los wod hace que nos sea un trabajo muy específico para trabajar fuerza para el running, pero es una forma muy muy amena de trabajar la fuerza. En 2021 me ha ido muy bien así que así seguiremos.

Mis movimientos favoritos mountain climbers y 800m run.



¿Cuánto tiempo llevas haciendo deporte y en concreto Trails? qué tipo de Trails, distancias, cuánto entrenas?


- En mayor o menor medida, llevo haciendo deporte toda la vida.

Futbol y baloncesto extraescolar como cualquier chaval en la ikastola y de manera más formal he practicado deportes como el remo o la natación, pero sin duda el deporte que más tiempo llevo practicando, más me ha enganchado y más enserio me he tomado ha sido la carrera a pie, sea en asfalto o en montaña, porque para poder correr en montaña creo personalmente que primero hay que tener una mínima base corriendo en llano y por asfalto.

El running lo descubrí en el año 2008 después de una grave lesión de rodilla que sufrí jugando al futbol sala en la cual me rompí el ligamento cruzado anterior y los dos meniscos de la rodilla derecha.

Siempre había practicado deportes en equipo, pero durante la rehabilitación de esta lesión descubrí el entrenar en solitario. Después de muchos meses de aburridos ejercicios y gimnasios una vez recuperado empecé a correr poco a poco, mi primo mayor me animo a correr la San Silvestre y ahí empezó todo. Después de 4 años corriendo en asfalto en 2011 descubrí el trail. En mi familia siempre hemos sido montañeros, cuando íbamos al monte y veía algún corredor me parecía una chaladura, pero después de llevar 4 años corriendo un día decidí probar, me engancho y hasta ahora.

Me gusta correr tanto en asfalto como en montaña todo tipo de distancias, pero siempre con una progresión. tanto en dentro de una temporada como cuando una persona empieza a correr. La progresión creo que es clave para lograr una buena adaptación y que el cuerpo asimile los kilómetros que metemos al cuerpo. Hay que tener en cuenta que correr es una actividad agresiva para el organismo y creo que la progresión para una buena adaptación es fundamental.


Suelo empezar las temporadas mes arriba mes abajo en diciembre o enero con entrenos de asfalto y montaña con distancias e intensidades bajas combinándolos con un gran volumen de entrenos de fuerza.

Una vez realizada esta pretemporada y van pasando los meses, la intensidad y el volumen de los entrenos va aumentando.

En cuanto a competiciones, desde principio de temporada hasta marzo o abril, me gusta empezar con carreras cortas de asfalto y montaña que rondan desde los 5km hasta media maratón aproximadamente, trabajando ritmos más altos a los que se suelen llevar en carreras largas de montaña al final temporada.

Una vez comienza a mejorar el clima y empiezan a celebrarse competiciones de montaña de media y larga distancia, con esa base de entrenos de mayor intensidad, suelo realizar alguna por aquí y posteriormente viajar a Picos de Europa o Pirineos.

Básicamente, el año comienza con volúmenes cortos de alta intensidad y gran trabajo de fuerza y termina con volúmenes más altos con ritmos más bajos, aunque en esta fase final del año también entran entrenos de intensidad y fuerza.

¿Cuáles son tus objetivos en este deporte? o siguiente carrera entre manos..............cuéntanos.

- Jamás voy a una carrera a competirla o disputarla, ya que “de un burro jamás vas a conseguir un caballo de carreras” por lo que, para mí, las competiciones sean de asfalto o montaña son una herramienta que me permite lograr mi objetivo principal es correr por lugares que, si no fuera gracias a la organización de estos eventos deportivos, sería imposible realizarlos en solitario, en autosuficiencia, con seguridad y con la comodidad que te ofrecen sus servicios como por ejemplo el balizaje.

Además, siempre me gusta elegir carreras que tengan un sentido, que no sean porque tienen x kilómetros o porque son las más duras. A la hora de realizar carreras de montaña de larga distancia, creo que es clave elegir competiciones con un sentido o significado personal que te hagan estar más motivado mientras la estas realizando, teniendo de esta manera más probabilidades de completarla.

En este sentido y como ejemplo de lo que te acabo de escribir, la última competición de 2021 que he hecho ha sido la Hiru Haundiak, durante la cual tienes que realizar una travesía de 104 kilómetros y 5100 metros de desnivel positivo que transcurre por Álava, Vizcaya y Guipúzcoa en la cual hay que coronar 3 montañas principales, Gorbea, Anboto y Aizkorri entre otras muchas más pequeñas en un tiempo máximo de 24h.

Siempre queremos más, pero creo que salió muy bien, hizo un clima super bueno, la noche fue espectacular, fue fresquita, pero super despejada y estrellada, durante todo el recorrido en los tramos corribles los pude correr muy a gusto, me alimenté e hidraté muy bien, no tuve ninguna pájara ni ningún problema estomacal y la disfrute mucho. Fueron 14 horas y 45 minutos que si no hubiera sido gracias a la organización de este evento sería imposible realizarlo en este tiempo.

La Hiru Haundiak es una travesía que cobra gran significado para mí porque además de unir tres cimas impresionantes del tirón y dos de ellas durante la noche, es la carrera de gran fondo por montaña referente en Euskal Herria que viene disputándose desde 1987.

Anécdotas durante estos años tengo pocas, pero si tuviera que contar alguna, una sería la que viví durante esta Hiru Haundiak. Hacia las 6h de la mañana con unos 50km en las patas y ya algo tostadete, tras bajar del Anboto realicé unos cuantos kilómetros con un corredor que iba eufórico de la noche estrellada tan bonita que estábamos viviendo y en una de esas me dijo que había visto durante la noche hasta estrellas fugaces. De noche, corriendo y con él frontal lo veo difícil, no sé qué tipo de bebida isotónica llevaría en los bidones de su mochila, pero gracias a él pase una horita de carrera muy amena y nos estuvimos descojonando juntos un buen rato.


Otra anécdota curiosa la viví durante la Canfranc Canfranc que se disputó en septiembre de 2020. Esta carrera de pirineos es jodida, tiene 75 kilómetros, pero con 6500 metros positivos, es muy alpina, técnica, poco corrible y los kilómetros pasan muy lentos. Sale de Canfranc estación y transcurre por las estaciones de esquí de Formigal, Astún y Candanchú.

El caso es que cuando estaba a poco de alcanzar la última cima de la carrera, el monte Aspe de 2645 metros en el kilómetro 65 aproximadamente pase por un control sorpresa y pregunte a un árbitro a ver si tenía réflex para darme en una de mis rodillas, me dijeron que en la cima del Aspe había una enfermera. Cuando por fin llegué, pregunté por la ella, se presentó muy amable, le pedí el réflex y me dijo que se le había olvidado abajo en Candachú. Imagínate mi cara con una tostada del horror después de unas 13h, pensé… te subes hasta los 2600 metros como enfermera a una carrera de montaña y se te olvida el Reflex? Madre mía… En la foto puedes ver a la enfermera y mi cara. El réflex en estas situaciones es más bien un bálsamo psicológico pero la mala gaita hizo que bajara más rápido de lo que tenía previsto.





170 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo